7/10/09

¡¡¡¡Aflojando!!!!!

Che, ¡qué cosa! Dije que soy fumadora, punto. Fumar no me convierte en nada más que en eso, una fumadora. Reconocer que es una adicción no me convierte en nada más que en una persona que entiende sus limitaciones (para, por ejemplo, dejar de fumar).

Tener un atado de cigarrillos en la cartera no me hace desconsiderada ni jodida ni mala. Si soy esas cosas, el pucho es anexo. Si no las soy, también. Fumo, sí, desde hace mucho, pero no hago apología, no invado el aire ajeno, no prendo un cigarrillo en un lugar en el que no se fuma, no lleno de humo la mesa en la que estamos comiendo, no fumo cerca de quién se siente mal cuando lo hago y no fumo donde hay criaturas.

Podemos salir a cazar fumadores como si fuesen brujas pero, ¡ey!, entonces cacemos también a todos los que hacen con su propia vida cualquier cosa que no nos haga inmensamente felices... Eso sí, ahí no hay excusas. Vos también vas a tener algo que le moleste a alguien.

¿Estamos dispuestos a pagar el precio de nuestra propia intolerancia?

6 en el mejunje:

Zulma de Tinelli dijo...

Cafe, yo no fumo pero te banco, el que fumes no te hace ni mejor ni peor persona, no te cambia el que fumes o no. Yo te banco Cafe!!

Zulmis

Natys dijo...

Ok el pucho es una bosta, pero yo me la paso tomando coca y no es presisamente natural.

A mi mientras no me fumes en el asensor y en la mesa.... cada uno hace de su culo un florero y pone la flor que mas le gusta

Soledad dijo...

Mirá... antes de cazar fumadores... hay que cazar caños de escape, medicamentos adulterados, alimentos sin control eso hablando sólo de cosas de uso cotidiano, que nos afectan a todos...
A Natys parece que la hubiera educado mi abuela... ella decía: hacer de su culo un pito y darle de chiflar al que quiera!
Y no... no estoy dispuesta a pagar el precio de la intolerancia...

Lara dijo...

Cafecin... cada dia te quiero más..
No solo porque también soy fumadora, (también muy respetuosa, pero fumadora - Hasta en mi propia casa fumo menos o me voy a fumar a la cocina si estoy con gente que no fuma-), sino porque me gustan mucho las personas que pueden reconocer su debilidades y sus adicciones. Y aceptarlas.
Y como dice Sole, yo tampoco estoy dispuesta a pagar el precio de la intolerancia.

Café (con tostadas) dijo...

Qué cosa, eh! Para pegar saltan muchos pero para hacerse cargo somos poquiiiiitos!

Gracias Zul!, siempre es bueno leer a gente tolerante!

Grande, Natys! Reconocer las propias adicciones es muy meritorio para mí! y no, no te fumo en la mesa ni en el ascensor ;)!

Cuanta verdad, Sole... y cuánta sinceridad... yo tampoco podría pagar el precio de mi propia intolerancia y, por eso, procuro ser lo más tolerante posible.

Gracias Lara! simplemente eso. Gracias por la sinceridad, por entender de qué hablo y por la tolerancia ;)

Diego dijo...

A mí no me molestan ni en lo más mínimo los que fuman. Soy un hedonista declarado, y si alguien hace algo por placer sin perjudicar a los demás, no me quejo.
Pero también soy médico, y estudié lo que te hace el cigarrillo al cuerpo. Si supieras realmente lo que te espera en unos 20 años de seguir fumando, te aseguro que tu cabeza cambiaría. Los hedonistas tampoco hacemos lo que nos puede perjudicar a nosotros mismos.